Eficaz la virtualización de los programas de acompañamiento de Bienestar Universitario

Noticias recientes

Categorías

Cerca del 70% de horas laborales se han destinado a asesorías personalizadas a los estudiantes. 

  

La oficina de Bienestar Universitario tiene como propósito acompañar al estudiante durante su etapa universitaria brindándole diferentes servicios asistenciales para el desarrollo de su vida personal, académica y profesional. Entre los servicios que brinda, cuenta con el Programa de Asistencia Psicopedagógica que orienta sobre temas personales, familiares, académicos o sociales y los talleres adaptación a la vida académica. El Servicio de ayuda social evalúa las becas y recategorizaciones de los estudiantes cada inicio de semestre y el Servicio de salud que monitorea el seguro contra accidentes y el desarrollo de acciones preventivas en el campo de la salud, complementando con las actividades deportivas, artísticas y el Programa Deportivo de Alta Competencia. 

Ante la crisis de salud por el Covid-19, esta oficina tuvo que adaptarse rápidamente y proponer un plan de trabajo que contemple la virtualización de la gran mayoría de los programas que ofrece. Aun cuando esto significaba un reto, a pocos días de cumplirse 2 meses del inicio de clases, el resultado es bastante alentador, los estudiantes se encuentran participando en los talleres artísticos y deportivos y se ha logrado una estrecha comunicación con ellos orientándolos, viabilizando sus requerimientos y brindándoles consejería personalizada. 

 “Virtualizar estos programas ha sido un trabajo arduo, pero lo hacemos con mucha responsabilidad. Cerca del 70% de la jornada laboral de cada miembro del equipo está dedicado a la atención personalizada de estudiantes para explorar su situación emocional, académica o económica debido al periodo de confinamiento. La respuesta de los alumnos ha sido mejor de la que esperábamos, podemos sentir su agradecimiento por la orientación que necesitan en el momento oportuno”, apuntó, Maruja Cueto, Subdirectora Corporativa de Bienestar Estudiantil. 

Al virtualizarse estos programas se establecieron nuevos canales de comunicación directa con los estudiantes al no poder acudir a citas presenciales. Tal es así que, se inició la atención y consejería psicopedagógica en línea para el alumnado en general. Del mismo modo, se activó un monitoreo a todos los alumnos extranjeros para identificar su localización y su estado de salud por vía telefónica y WhatsApp. En entendimiento de los efectos que causa el aislamiento social, el equipo de Bienestar Universitario, activó un contacto directo telefónico y vía chat con toda la comunidad estudiantil.  

“En vista que los talleres deportivos grupales se encuentran restringidos, estamos en el proceso de preparar un campeonato de ajedrez en línea, un concurso de Tik Tok y una serie de conversatorios de alimentación saludable que los propios estudiantes han solicitado. Además, evaluamos de manera meticulosa los resultados de esta orientación que ofrecemos para definir si alguna de las actividades podría sostenerse de manera virtual después del confinamiento”, explicó Rosa María Li, Coordinadora de Bienestar Universitario. 

 Cerca del 70% de horas laborales se han destinado a asesorías personalizadas a los estudiantes. 

  

La oficina de Bienestar Universitario tiene como propósito acompañar al estudiante durante su etapa universitaria brindándole diferentes servicios asistenciales para el desarrollo de su vida personal, académica y profesional. Entre los servicios que brinda, cuenta con el Programa de Asistencia Psicopedagógica que orienta sobre temas personales, familiares, académicos o sociales y los talleres adaptación a la vida académica. El Servicio de ayuda social evalúa las becas y recategorizaciones de los estudiantes cada inicio de semestre y el Servicio de salud que monitorea el seguro contra accidentes y el desarrollo de acciones preventivas en el campo de la salud, complementando con las actividades deportivas, artísticas y el Programa Deportivo de Alta Competencia. 

Ante la crisis de salud por el Covid-19, esta oficina tuvo que adaptarse rápidamente y proponer un plan de trabajo que contemple la virtualización de la gran mayoría de los programas que ofrece. Aun cuando esto significaba un reto, a pocos días de cumplirse 2 meses del inicio de clases, el resultado es bastante alentador, los estudiantes se encuentran participando en los talleres artísticos y deportivos y se ha logrado una estrecha comunicación con ellos orientándolos, viabilizando sus requerimientos y brindándoles consejería personalizada. 

 “Virtualizar estos programas ha sido un trabajo arduo, pero lo hacemos con mucha responsabilidad. Cerca del 70% de la jornada laboral de cada miembro del equipo está dedicado a la atención personalizada de estudiantes para explorar su situación emocional, académica o económica debido al periodo de confinamiento. La respuesta de los alumnos ha sido mejor de la que esperábamos, podemos sentir su agradecimiento por la orientación que necesitan en el momento oportuno”, apuntó, Maruja Cueto, Subdirectora Corporativa de Bienestar Estudiantil. 

Al virtualizarse estos programas se establecieron nuevos canales de comunicación directa con los estudiantes al no poder acudir a citas presenciales. Tal es así que, se inició la atención y consejería psicopedagógica en línea para el alumnado en general. Del mismo modo, se activó un monitoreo a todos los alumnos extranjeros para identificar su localización y su estado de salud por vía telefónica y WhatsApp. En entendimiento de los efectos que causa el aislamiento social, el equipo de Bienestar Universitario, activó un contacto directo telefónico y vía chat con toda la comunidad estudiantil.  

“En vista que los talleres deportivos grupales se encuentran restringidos, estamos en el proceso de preparar un campeonato de ajedrez en línea, un concurso de Tik Tok y una serie de conversatorios de alimentación saludable que los propios estudiantes han solicitado. Además, evaluamos de manera meticulosa los resultados de esta orientación que ofrecemos para definir si alguna de las actividades podría sostenerse de manera virtual después del confinamiento”, explicó Rosa María Li, Coordinadora de Bienestar Universitario.